De igual forma que Spring proporciona mecanismos para acceder a las operaciones que se realizan durante el ciclo de vida de cada bean de forma individual, permite también acceder a las operaciones que se realizan sobre la infraestructura que los gestiona.

Plugins

Spring ofrece lo que se conoce como “puntos de extensión”, que son los puntos oportunos dentro de su código a través de los cuales se pueden conectar clases propias que actúen a la manera de los tradicionales plugins. A esos puntos de extensión se accede implementando determinadas interfaces y dejando que Spring las invoque a modo de callbacks.

Una de estas interfaces es BeanFactoryPostProcessor. Ofrece un método que se llama antes de instanciar cualquier bean, y que recibe como parámetro la configuración de beans de Spring. Importante fijarse en que recibe la “configuración” de beans, no las instancias creadas a partir de dicha configuración.

La implementación mínima que se puede crear es la siguiente, que no hace realmente nada:

En el fichero applicationContext.xml basta con declarar el bean de la forma habitual:

No hace falta obtener ninguna instancia del bean mediante código, Spring automáticamente detecta que el bean implementa la interface, y lo añade a su lista de plugins a llamar. Se pueden definir tantos beans de este tipo como se quiera, siendo su uso más habitual el cambiar la configuración original recibida añadiendo algún tipo de atributo propio. Es decir, esta inferface permite personalizar la configuración.

Otra de las interfaces que ofrece acceso a los puntos de extensión de Spring es BeanPostProcessor, que tiene dos métodos. El primer método que se llama cuando se crea una instancia de un bean, justo antes de llamar a sus métodos de inicialización. Y el segundo método que se llama justo después de llamar a dichos métodos de inicialización.

La implementación mínima que se puede crear es una que se limita simplemente a devolver el bean que recibe:

De igual forma que antes, no hace falta obtener ninguna instancia del bean mediante código, basta con añadirlo al fichero applicationContext.xml, siendo su uso más habitual el cambiar la instancia del bean original recibido por algún tipo de proxy. Es decir, esta interface permite personalizar los beans.

Aware

Si se necesita acceder al contexto desde dentro de un bean se puede hacer que la clase correspondiente al bean implemente la interface ApplicationContextAware:

Spring llama al método setApplicationContext para dar la oportunidad al bean de acceder al contexto que lo contiene y que pueda realizar las operaciones que necesite con él, como acceder a otros beans mediante código, por ejemplo.

Spring soporta otras interfaces más de este tipo (Aware), que tienen todas ellas la característica en común de permitir acceder a ciertas partes de la “infraestructura” de Spring. De forma general, el propósito de cada interface es inyectar en el bean una dependencia distinta. Así, BeanClassLoaderAware permite acceder al class loader, BeanFactoryAware al bean factory, ResourceLoaderAware al resource loader, y así sucesivamente.

Factorías

Si lo que se quiere es un mayor control sobre como se instancian los objetos, se pueden incluso crear clases propias que implementen la interface FactoryBean.

Supongamos que queremos montar una fábrica de pepinillos con las siguientes clases:

La interface FactoryBean tiene tres métodos que hay que implementar: getObjectType para obtener el tipo del objeto que produce la fábrica, isSingleton para indicar si el objeto devuelto es un Singleton, y getObject para devolver los objetos creados por la fábrica.

En el fichero applicationContext.xml basta con declarar el bean de la forma habitual:

Lo interesante viene ahora, al ejecutar la siguiente línea de código:

Al contrario de lo que la intuición sugiere, debido al nombre que tiene el bean, el resultado no es una referencia a la fábrica, sino un pepinillo:

¡Soy un pepinillo!

Es decir, ¡la fábrica produce pepinillos!. Aunque quizás una manera mejor de entender el ejemplo es tener en cuenta que el código anterior es equivalente al siguiente:

Por su parte, para acceder a la fábrica en si misma, hay que anteponer un ampersand al nombre (como con los punteros en C):

En todo caso, lo interesante es darse cuenta de que Spring detecta automáticamente que la clase implementa la interface y la trata como una factoría.