En este artículo se explica como crear un proyecto básico para dar los primeros pasos con Spring con el objetivo de entender su filosofía de funcionamiento, ya que la mejor forma de aprender a utilizar un framework es precisamente utilizándolo.

Como versión de Spring se utilizará la actual 3.1.1-RELEASE sobre Java 1.6. Como entorno de trabajo Eclipse, concretamente la versión más reciente para “Java EE Developers” que en estos momentos es la 3.7, más conocida como Indigo. Y para evitar tener que estar descargando jars sueltos a mano se utilizará Maven instalado como plugin de Eclipse a través de la opción “Help / Eclipse Marketplace / Maven Integration for Eclipse” para no tener que salir del entorno.

Evidentemente esta serie de artículos parte del hecho de que se sabe algo de Java, Eclipse, Maven y ese tipo de cosas. Aún así se tratará de dejar algunas miguitas de pan por el camino.

Proyecto

Lo primero como siempre es crear un proyecto (File / New / Project / Maven / Maven Project). En este caso un proyecto Maven utilizando el arquetipo por defecto que crea directamente una clase con un main y una única dependencia con JUnit.

pom.xml

Lo segundo es modificar el fichero pom.xml del proyecto para añadir la dependencia con Spring:

Si todo ha ido bien se incluirán todos los jars necesarios automáticamente: spring-context, spring-aop, aopalliance, spring-beans, spring-core, commons-logging, spring-expression y spring-asm. ¡Un montón!

ApplicationContext

Spring ofrece muchas posibilidades de configuración, pero todas ellas acaban instanciando un objeto que implementa la interface ApplicationContext. De hecho, lo primero que suele hacerse normalmente cuando te incorporas a un proyecto en desarrollo es echarle un vistazo a un fichero que casi siempre tiene por nombre applicationContext.xml.

Un contexto en Spring es un contenedor que implementa la inversión de control. El que gestiona los beans. Y un bean es cualquier objeto de nuestra aplicación gestionado por Spring.

Para empezar, lo más sencillo es instanciar un contexto dentro del main de una forma similar a la siguiente:

La primera línea está claro que lo que hace es instanciar un contexto tomando la configuración de un fichero llamado applicationContext.xml que debe encontrarse en el classpath.

La segunda línea es necesaria para que Spring pueda terminar su ejecución de forma ordenada, y sobre todo para que pueda terminar de forma ordenada también los objetos cuyos ciclos de vida gestiona.

No obstante, si se ejecuta el código tal cual está, se elevará una excepción de tipo java.io.FileNotFoundException debido a que el fichero applicationContext.xml no existe todavía.

applicationContext.xml

¿Qué debe contener un fichero de configuración? Pues la definición de los beans que queremos utilizar en nuestra aplicación.

Para respetar la nomenclatura habitual crearemos un fichero applicationContext.xml en el directorio src/main/resources. Y de hecho crearemos el fichero de configuración más básico que imagino se puede crear, uno vacío que no contenga ninguna definición de ningún bean:

Si todo ha ido bien, al ejecutar nuevamente la aplicación ya no se elevará la excepción. ¡Enhorabuena, acaba de implementar su primera aplicación utilizando Spring!

No todos los beans tienen que estar definidos en un único fichero, sino que se pueden definir en varios de ellos. Si se observa bien, se ve que el constructor del contexto admite una lista de ficheros, no sólo uno. Otra forma de hacerlo es simplemente importándolos de una manera más tradicional desde otro XML:

Beans

El siguiente paso es crear un bean. Para ello vamos a suponer que se quiere hacer una aplicación para gestionar un zoológico y se crea una clase llamada ZooServiceImpl que, siguiendo las buenas prácticas de programación, implementa una interface ZooService:

Se quiere que la clase se trate como un Singleton a todo lo largo y ancho del sistema. Y para ello se deja que Spring la gestione declarando un bean dentro del applicacionContext.xml:

La sintaxis es bastante sencilla. El atributo id es un identificador del objeto (bean) que se quiere crear, y el atributo class es el nombre completo de la clase que se quiere instanciar.

¿Qué ocurre cuando Spring lee el fichero al arrancar la aplicación? Pues que automáticamente, haciendo uso de su potente implementación del patrón Factory, instancia un objeto de la clase ZooServiceImpl. Y ese objeto, como todos los beans por defecto, será un Singleton.

¿Y cómo se puede acceder a los beans? Pues a través del contexto. Existen muchas formas, una de las más sencillas es utilizar el identificador del bean tal y como se declaró en el fichero de configuración:

Una vez obtenido el objeto se puede utilizar de la forma acostumbrada:

Recapitulando

El ejemplo de este artículo es de lo más sencillo, de hecho debe parecer bastante decepcionante, pero está hecho así a propósito. Por lo general Spring intimida bastante. Un enfoque paso a paso, haciendo un simple main, entendiendo lo que se está haciendo, me parece más correcto que empezar usando una herramienta de generación automática de código. Sobre todo cuando hay problemas y es necesario saber lo que se está realmente ejecutándose por debajo.