De vez en cuando aprovecho para bajarme algunas demos y ver por donde anda el «state-of-art». Esta vez le ha tocado el turno a Total Overdose, un FPS ambientado en tierras mejicanas. No es que sea muy original, pero tiene un estilo propio con el que me he divertido bastante. Lo que más gracia me ha hecho es ver algunos de los efectos que tiene, como el retroceso en el tiempo de Price of Persia The Sands of Time o el bullet-time de Max Payne. Cuando se activan, uno no pueden contenerse y pensar «eso ya lo he visto antes». Incluso en determinados momentos me ha recordado mucho a Hitman, aunque no se asemejen en nada en la dinámica de juego: sigilo frente a estruendo.